¿Por qué es tan positivo estudiar a partir de los 65 años?

Volver a las aulas provoca beneficios para el cerebro y contribuye a retrasar el deterioro cognitivo propio de la edad

Leer en La Vanguardia